El arte de falsificar obras

El arte de falsificar obras

Por Carlos Andrés Reyes García

 

¿Cuándo una obra es falsa? ¿Qué significa eso? En este artículo hablaremos de las falsificaciones.

 

Para ello hay que hablar de Hermann Göring, quien era el segundo al mando de Hitler, al quien igual le gustaba pintar, pero sobre todo le gustaba coleccionar, por lo que entre él y Göring traían un pique por ver quien s hacía con la mejor colección de obras de arte, ello con la intención de crear la mayor galería de arte de Europa. Tras la derrota de Normandía, Göring empieza a recolectar obras de arte de diversos países, sobre todo en Francia, Holanda y Bélgica, pero ante todo ello, Göring buscaba una obra de Veermer. Pasa y resulta que avisan a Göring de que un marchante tenía cuadros de Veermer, se trataba del Holandés Han Antonius Van Meegeren, quien era un negociante y por supuesto que no iba a vender un cuadro de Veermer, pero a ello, Göring le ofreció 200 obras que había ido recolectando a través del mundo por su Veermer y se hizo el trato.

 

Después de la guerra, cuando Göring fue capturado y sentenciado a muerte y el bando enemigo indagando en los datos de Göring dieron con el nombre de Meegeren, por lo que este igual fue apresado y acusado de traición porque había vendido obra que era propiedad holandesa, pero después de tres días Meegeren confesó que él nunca vendió un Veermer, sino que el Veermer que supuestamente Göring había adquirido era falso. Al principio no le creyeron , aun después de confesar que lo había pintado él mismo, a fin de cuentas que lo tiraron a loco, en fin, nadie le creyó pero a ello Meegeren pidió los materiales para demostrar que su palabra era cierta. Y efectivamente, lo hizo. De hecho llegaron los expertos para testificar que incluso ese Veermer era mejor que los anteriores y es que lo que no sabían era que Meegeren se dedicaba a falsificar obras, él era artista pero para desfortuna de él, no había tenido suerte genándose la vida con sus propias obras por lo que decidió falsificar obras famosas. Total que al final al falsificador le quitaron la pena de muerte y lo condenaron solamente a un año pero para su mala suerte murió a la semana de ser encarcelado de un ataque al corazón.

 

Esta historia que se puede encontrar en la red y en muchos otros sitios, pero claro es una historia que da mucho que pensar. Al final parece que lo que hace importante a una obra es la historia que hay detrás de ella. Al final las obras de arte se tienen en la cabeza y no son más que íconos que se valoran más o menos de acuerdo a ciertos criterios.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s