La imaginación contra el cambio climático

La imaginación contra el cambio climático

Por: Alejandro Aguilar

 

Para entender mejor la información debes saber cómo surge el cambio climático.

 

El gas responsable del cambio del clima es el vapor de agua, gracias a la capacidad que tiene para absorber una parte importante de la radiación que desde la tierra se regresa al espacio.

 

Estos gases actúan en la atmósfera como el cristal de un invernadero, es decir, frenan el calor del sol e impiden que se escape hacia fuera. La mayoría de esos gases se producen de forma natural, pero, gracias a la actividad industrial humana, las concentraciones de algunos de ellos están aumentando de manera progresiva en la tierra.

 

Los gases de efecto invernadero absorben la radiación térmica y cuando estos se acumulan, repentinamente puede cambiar el clima.

Las actividades humanas también influyen en esto como el uso inadecuado de la energía, la combustión del petróleo, la deforestación de bosques, el manejo de la basura de mala manera y las industrias causan la acumulación de estos gases.

Pero ¿si tuvieras una idea para combatir el cambio climático? Recientemente se dio a conocer que científicos de las universidades de Harvard y Yale están proponiendo un método ingenioso, aunque no demostrado, de atacar el cambio climático: rociar químicos que atenúen el brillo del sol en la atmósfera de la Tierra.

 

En la investigación publicada en la revista Environmental Research Letters, menciona una técnica conocida como inyección de aerosol estratosférico (SAI, por sus siglas en inglés) podría reducir la velocidad del calentamiento global a la mitad.

La técnica incluiría rociar grandes cantidades de partículas de sulfato en la estratosfera inferior de la Tierra en altitudes de hasta 19,3 kilómetros. Los investigadores plantean desplegar los sulfatos con aviones de gran altitud, globos o grandes cañones de estilo naval, especialmente diseñados para este propósito.

A pesar de que la tecnología está poco desarrollada y no existen aviones adecuados paras adaptación, los investigadores dicen que “desarrollar un nuevo vehículo contenedor especialmente diseñado con capacidades útiles de carga sustancial no sería ni tecnológicamente difícil ni prohibitivamente caro”.

Es más, estiman que el costo total de lanzar un sistema hipotético en 15 años estaría alrededor de 3.500 millones de dólares, con costos de operación en 2.250 millones de dólares por año durante un periodo de 15 años.

Sin embargo, el informe reconoce que la propuesta es puramente hipotética en este momento.

Los investigadores también reconocen algunos riesgos potenciales: se requeriría coordinación entre múltiples países en ambos hemisferios, y las técnicas de inyección de aerosol estratosférico podrían poner en peligro cosechas de cultivos, provocar sequías o causar un clima extremo.

Las propuestas tampoco abordan el aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, una de las principales causas del calentamiento global.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s