Roma, ¿El primer paso a la muerte del cine?

Roma, ¿El primer paso a la muerte del cine?

Por: Avigdor Samuel Jimenez Rendon

El próximo 14 de diciembre del 2018 se estrenará oficialmente el nuevo largometraje producido en México del galardonado director Alfonso Cuarón por medio del streaming en la popular plataforma de Netflix.

Este nuevo filme ha traído diversas polémicas tanto por gente que está a favor o en contra debido a que la película no será proyectada generalmente en salas de cine (solo contando con la emisión en cinetecas culturales de algunos estados de la república)

El medio de las plataformas de audiovisual para entretenimiento del hogar se encuentra algo saturado en la actualidad: HBO Go, Claro Vídeo, Amazon Prime sin dejar de lado que están por salir Disney Plus y DC Universey por atractivode cada plataforma cada una de estas alternativas cuenta o contará con contenido exclusivo como lo es el caso de Roma para Netflix.

El cine es un rito que aporta una experiencia inigualable al momento de presenciar por primera vez un largometraje en pantalla, el reunirse con un grupo de conocidos y estar rodeado de público para presenciar una exhibición es una tradición cultural contemporánea, una evolución tecnológica del teatro y la ópera, sin embargo es cierto, es más práctico ver un filme desde el hogar,  sin depender de horarios ni tener que recorrer ciertas distancias, él conflicto es si en un futuro productoras deciden hacer un cambio de destino del cine al hogar (que se deje de producir audiovisual para cine) se cambiaría el formato y la experiencia del entretenimiento audiovisual incluso con el equipo adecuado se podría simular la experiencia con mayor calidad en la pantalla pequeña (en cine se proyecta a 24 fotogramas por segundo y en hogar existe la posibilidad de proyectar en 4k a 60 fotogramas por segundo) sin dejar de lado que una serie de tv utiliza otro lenguaje narrativo y nuevos proyectos audiovisuales se verían afectados a adaptarse a un formato para ser proyectados en hogar, el presupuesto sería inferior y se tendría más libertad y diversidad de contenido.

Es seguro que el cine no morirá, por lo menos no tan pronto, sin embargo la esencia de las películas podría cambiar considerablemente.

Reiterando el tema de Roma en la plataforma de Netflix la cual se ha negado a postergar el largometraje para que los cines puedan proyectarla, incluso hay cines que han mandado cartas para poder proyectar el nuevo filme.

Lo cierto es que a las cadenas de cine solo les importa llenar salas para vender en dulcería, la victimización de las cadenas a la plataforma audiovisual tampoco son la mejor opción.

No todo es malo, existen pros y contras, hay muchos factores que afectan a la industria, incluso las mismas salas de cine han tenido la culpa por limitarse frecuentemente a proyectar la película «blockbuster» del momento como atractivo principal, saturando todas las salas de una sola película y desplazando a otros filmes a salas reducidas en horarios inaccesibles, deberían permanecer las dos alternativas, cine y hogar, sin embargo es visible el declive para el medio del cine en este momento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s